En España falta información sobre las variedades de naranjas y mandarinas

En España falta información sobre las variedades de naranjas y mandarinas

Linus Pauling, que fue dos veces Premio Nobel (de Química y de la Paz), defendía que consumir altas dosis de vitamina C era muy conveniente para prevenir enfermedades degenerativas, hasta el punto de que él mismo así lo hacía y fundó una institución que lleva su nombre (en la Universidad de Oregón) dedicada a investigar el papel beneficioso para la salud humana de la vitamina C y de otros micronutrientes.

Cuando ya contaba con 90 años convocó una rueda de prensa que en cierto modo tenía un carácter provocador, porque en ella anunció que sufría un tumor en el colon. La pregunta era obligada. ¿No decía el sabio que altos consumos de vitamina C ayudaban a evitar el cáncer? A ello respondió que, efectivamente, así era, pero a fin de cuentas se le había presentado cuando ya tenía 90 años, no antes, como a muchos pacientes, y que su intención era que aún viviría unos pocos años más. Murió el 19 de agosto de 1994; había nacido el 28 de febrero de 1901.

Junto a la ingesta de vitamina C, Pauling defendía que no era lo mismo tomarla pura, con preparados farmacéuticos, que a base de consumir fruta fresca, especialmente cítricos, porque de esta manera se toman auténticos cócteles de sustancias antioxidantes (otras vitaminas, carotenoides, flavonoides, minerales, fibra…) que interaccionan en la misma dirección. Y algo fundamental: más que limitarse a tomar zumo de naranja, porque es la única manera de ingerir todo lo necesario, incluida la pulpa. En cualquier caso, si se opta por un zumo, que sea recién hecho y sin separar la pulpa. El zumo ha de beberse cuanto antes, porque una vez hecho empieza a oxidarse, lo que le da un sabor extraño, además de que pierde buena parte de sus virtudes saludables.

Nosotros tenemos la suerte de vivir rodeados de plantaciones de cítricos, que se extienden desde Tarragona hasta Huelva, lo que permite contar con una producción realmente de proximidad, que en su mayor parte se exporta. España es líder mundial en producción y exportación de naranjas y mandarinas para consumo en fresco y la Comunitat Valenciana centra el 60% del total del país y el 80% del comercio marquista y exportador. Otros países superan a España en producción, como Brasil, EE UU o China, pero destinan la mayor parte a la industria de zumos (Brasil y EEUU) o al autoconsumo (China, que cada año aumenta sus compras a España).

La gran paradoja es que en España, y más contradictoriamente en tierras valencianas, hay muy escasa cultura naranjera, falta información de cara al consumidor, y eso no es achacable a la propia ciudadanía, sino al mismo sector productor-comercial, que no se ha preocupado de aleccionar sobre las distintas variedades que tenemos, su escalonamiento a lo largo del año, las principales características y virtudes de cada una…

Una tónica muy extendida a todos los niveles es que se habla a menudo de naranjas y mandarinas, generalizando, cuando es notorio que tanto entre las naranjas como en las mandarinas hay mundos por descubrir y largas listas de variedades y subvariedades que conocer para apreciar mejor; y, naturalmente, para poderlas pedir al comprar, sabiendo en cada momento qué hay, qué se puede esperar, para que no nos den gato por liebre.

Fuente: lasprovincias.es

Fecha de publicación: 07/11/2017